<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=44935&amp;fmt=gif">

Guía para una procrastinación eficiente. ¡No teman! Cómo esperar hasta el último momento, de hecho, puede ayudarte en tu trabajo

beneficios de la procrastinación

En 1970, una revista contrató a un joven periodista para cubrir el Derby de Kentucky. El periodista asistió a la carrera, tomó notas, pero cuando llegó el momento de escribir el artículo, ya estaba muy atrasado. A la hora de entregar el trabajo, en vez de un artículo terminado, arrancó rápidamente las páginas de su cuaderno y las mandó así a la prensa.

El trabajo hecho al azar y la severa procrastinación podrían haberle costado su carrera, sin embargo, el artículo resultante, "The 
Kentucky Derby Is Decadent and Depraved" (el Derby de Kentucky es decadente y depravado) se convirtió en una de las piezas más famosas de Hunter S. Thompson, a quien incluso se le atribuye el género conocido como periodismo gonzo.

Procrastinación eficiente

La procrastinación es perjudicial, o eso es lo que siempre nos han dicho, una y otra vez. Y sin embargo, la historia está llena de famosos procrastinadores. El arquitecto Frank Lloyd Wright diseñó su pieza más famosa, el Fallingwater, en sólo dos horas, estimulado por el hecho de que el cliente lo iba a visitar para comprobar su progreso. La autora Margaret Atwood dijo que "solía pasarse la mañana procrastinando y preocupándose, ya después se concentraba en la escritura del manuscrito con una ansiedad frenética alrededor de las 3:00". Y tan fuerte era la procrastinación de Herman Melville, que supuestamente hizo que su esposa lo encadenara a su escritorio para poder terminar de escribir Moby Dick.

Ahora bien, seguramente algunos de ustedes están leyendo esto y no pudieron evitar pensar en que, "¡correlación no implica causalidad!" Y efectivamente, es cierto. Pero lo que estas historias demuestran es que esas personas tuvieron mucho éxito, al menos a pesar de su procrastinación.

Antes de explicar los beneficios de la procrastinación, vamos a ver qué es la procrastinación, porque muchas veces el debate entre sí es buena o mala, surge por un simple desacuerdo en la semántica. Aunque algunos, incluyendo al psicólogo científico y opositor de la procrastinación Timothy A. Pychyl, la definen como "el retraso voluntario de una acción planeada con la expectativa de un posible resultado peor", Merriam-Webster define "procrastinar" como "posponer intencionalmente algo que debería llevarse a cabo". La definición que sigue es la del diccionario:

La procrastinación es cuando tienes tiempo de hacer algo pero, deliberadamente esperas hasta el último minuto para hacerlo.

Aunque escribir un artículo "alabando" la procrastinación puede resultar polémico, es difícil negar que la procrastinación tiene sus ventajas. A continuación, trataré de ofrecerles una visión equilibrada, compartiendo los beneficios de la procrastinación y sus efectos negativos.

1. Posponer tus asuntos disminuye los niveles de estrés (al principio).

En 1997, los investigadores Roy Baumeister y Dianne Tice realizaron dos estudios con estudiantes universitarios para determinar si la procrastinación afectaba sus calificaciones, su salud o bienestar. Lo que encontraron en el Estudio 1 fue que, aunque los procrastinadores obtenían calificaciones más bajas, gozaban de mejor salud que los no-procrastinadores. Los investigadores señalaron, sin embargo, que el Estudio 1 se llevó a cabo al principio del semestre y que era posible que los efectos negativos en la salud surgieran más avanzado el semestre, cuando se acercaran los exámenes y la entrega de trabajos.

Para tomar en cuenta este sesgo, Baumeister y Tice realizaron el Estudio 2 más avanzado el semestre, replicando los métodos del Estudio 1. Esta vez, los procrastinadores reportaron más síntomas de enfermedad, más estrés y más visitas al médico que los no-procrastinadores, lo que llevó a los investigadores a concluir: "los procrastinadores tal vez puedan llevar una vida más saludable y libre de estrés cuando las fechas límite están lejos, pero sufren más que los otros cuando las fechas de entrega están por vencerse".

2. La procrastinación estimula la creatividad.

El profesor Adam Grant de la Universidad de Pensilvania dice que nuestras primeras ideas generalmente son las más convencionales, pero si esperamos y le damos tiempo a nuestras ideas para que evolucionen, se nos ocurrirá algo realmente original. Su libro Originals: How Non-Conformists Move the World (Originales: Cómo los inconformistas mueven al mundo) compila investigación y ejemplos que respaldan la teoría de que la procrastinación estimula la creatividad. Su nueva manera de pensar (Grant era previamente un "pre-crastinador" que terminaba sus tareas lo más pronto posible) fue inspirada por uno de sus antiguos estudiantes, Jihae Shin.

En su disertación, Shin, ahora investigadora en la Universidad de Wisconsin, encuestó empleados en dos compañías diferentes sobre las tareas en el trabajo, nivel de rendimiento y nivel de procrastinación. Luego le pidió a los supervisores que calificaran el rendimiento de sus empleados. Los resultados arrojaron que los empleados que procrastinaban eran, a menudo, los más creativos.

3. Esperar hasta el último minuto nos obliga a terminar las tareas más rápido.

La ley de Parkinson (que no es una ley científica), enunciada por el escritor Cyril Northcote Parkinson en un ensayo publicado en The Economist en 1955, dice que el trabajo se alarga según el tiempo que se le asigna.

Se han llevado a cabo muchos estudios sobre la ley de Parkinson, y según la revisión bibliográfica realizada por investigadores de Berkeley, parece ser verdad: si le das a alguien 30 minutos para acabar una tarea, probablemente la termine en 30 minutos. Si le das 15 minutos, la terminará en 15 minutos. Los investigadores notaron, sin embargo, que se sacrifica la calidad por la velocidad, debido a la presión del tiempo.

¿Es posible que los procrastinadores tengan un método para su locura? ¿O simplemente han aprendido a retrasar una tarea para crear un sentido de urgencia que, al final, les ahorrará tiempo?

4. Los retrasos intencionales nos ayudan a tomar mejores decisiones.

Cuando de decisiones se trata, ¿tienden a guiarse por instinto o analizan sus opciones en detalle? El investigador de la Universidad de San Diego, Frank Partnoy, al que por cierto no le gustan las decisiones apresuradas, coincide en que la procrastinación—a la que se refiere como "gestión del retraso"—nos puede ayudar a tomar mejores decisiones.

En su libro Wait: The Art and Science of Delay (La espera: el arte y la ciencia de la postergación), Partnoy escribe, "en general, deberíamos retrasar el momento de tomar una decisión hasta el último instante posible". Explica que hacer esto, nos permite tener la mayor cantidad de tiempo para poder recolectar información y pensar en los posibles resultados.

5. La procrasticación mejora nuestro humor y aumenta nuestra energía.

Si ves videos de gatos en internet para posponer el trabajo, como muchos de nosotros, te tenemos buenas noticias de parte de la comunidad científica: un estudio de la Universidad de Indiana encontró que hacer esto puede mejorar tu estado de ánimo y aumentar tu energía.

En una encuesta con casi 7.000 usuarios de internet, los encuestados reportaron sentir menos emociones negativas (como ansiedad y tristeza), más emociones positivas (como esperanza y felicidad), y niveles más elevados de energía, después de ver videos de gatos en Internet.

"No importa que estén viendo videos de gatos en Youtube para procrastinar o que lo hagan cuando deberían estar trabajando", explica Jessica Gall Myrick, la autora del estudio, "la recompensa emocional podría de hecho ayudarle a las personas para encargarse de tareas difíciles después".

Fuente: GIPHY

El lado oscuro de la procrastinación: efectivamente, también tiene efectos negativos

 Sería negligencia pasar por alto los efectos negativos de la procrastinación, aunque ya se habla de ellos muy a menudo. Tal vez los has experimentado alguna vez en tu vida.

¿Recuerdas la investigación de Baumeister y Tice en la que encontraron que, a corto plazo, los procrastinadores reportaban una mejor salud? Esto es lo que encontraron en un segundo estudio realizado más avanzado el semestre:

  • La procrastinación provoca estrés en el largo plazo. Aunque los estudiantes procrastinadores reportaron menores niveles de estrés que sus contrapartes no-procrastinadores al principio del semestre, al final, sus niveles de estrés eran mayores que los de los no-procrastinadores.

  • En general, te puede enfermar. Todos los beneficios para la salud que sintieron al principio del semestre desaparecieron al final. En el Estudio 2, los procrastinadores reportaron más síntomas y más visitas al médico que los no-procrastinadores.
  • Tu rendimiento podría verse afectado. En ambos estudios, Baumeister y Tice encontraron que los estudiantes que procrastinaban tenían calificaciones mucho más bajas.

¿Qué estás esperando? Transforma la procrastinación en algo útil para ti

Si la procrastinación te está perjudicando, o si la estás usando para auto-sabotearte, existen maneras para dejar de procrastinar. Pero, si al contrario, te parece que tienes éxito a pesar de hacerlo, o incluso si es debido a esto, es posible que ya estés cosechando los beneficios de la procrastinación.

¿Cómo puedes lograr una procrastinación eficiente? El truco está en aprender a "gestionar el retraso", como lo propuso Partnoy, para que funcione a tu favor. De hecho, los investigadores Angela Hsin Chun Chu y Jin Nam Choi hicieron una distinción importante entre procrastinadores activos (aquellos que trabajan mejor bajo presión y toman la decisión consciente de procrastinar) y los procrastinadores pasivos (aquellos a los que los paraliza la indecisión y no logran terminar el trabajo a tiempo); encontraron que los procrastinadores activos pueden cosechar los mismos beneficios que los no-procrastinadores.

Si quieres ser un procrastinador activo, aquí te mostramos algunas sugerencias, basadas en las investigaciones que se mencionaron en este artículo, para tomar la decisión consciente de procrastinar de manera eficiente:

  • Determina si la tarea que estás procrastinando requiere creatividad. Si estás procrastinando sobre el diseño de un folleto para el trabajo, entonces tal vez te convenga esperar a estar un poco más cerca de la fecha de entrega para hacer que tu creatividad fluya. Sin embargo, si estás procrastinando sobre programar la cita con el dentista, te convendría hacerlo de una vez porque eso no requiere creatividad.
  • Pregúntate si las circunstancias en tu vida serian menos estresantes si esperas. La investigación muestra que los procrastinadores sienten menos estrés a corto plazo. Así que aunque no puedas predecir el futuro, si tienes alguna razón para creer que tu horario sería menos demandante y tus asuntos personales menos exigentes después, tal vez valdría la pena esperar a que se calmen las aguas para terminar las tareas que estás postergando.
  • Fija fechas límite estrictas. Si la ley de Parkinson es cierta y el tiempo que te toma terminar una tarea se alarga de acuerdo al tiempo que le asignas, entonces no tiene sentido darte, un año por ejemplo, para limpiar tu closet. Date un fin de semana, y probablemente habrás acabado para el lunes.
  • Cuando necesites tomar una decisión, averigua cuánto tiempo tienes para tomarla. A Partnoy no le gusta actuar sólo por instinto. En vez de esto, él recomienda determinar cuánto tiempo tienes para tomar una decisión y luego esperar hasta el último momento y así usar todo ese tiempo para tomar la mejor decisión.

  • ¿Viste un video de gatos? Si tu energía se está yendo en picada y te sientes ansioso, un estudio de la Universidad de Indiana sugiere que está bien ver ese vídeo de la Pequeña Bub (otra vez).

Aunque no todos podremos experimentar una historia de éxito masivo sobre procrastinación como la de Hunter S. Thompson, entender los beneficios potenciales de la procrastinación nos da la oportunidad de hacer mejor nuestro trabajo y procrastinar eficientemente. Bueno, si es que no lo postergamos eternamente.


Traducido con amor por Brenda Vargas.

Ya sean buenos o malos, nos gustaría saber tus comentarios. Nos puedes encontrar en Twitter (@trello) o escribirnos a support@trello.com.

Lee también: Utiliza técnicas de administración del tiempo y conviértete en un maestro del tiempo