<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=44935&amp;fmt=gif">

Las 5 rutinas productivas de mañana de las personas más eficaces [Video]

rutina de mañana

Hablemos de las mañanas… Probablemente, una buena rutina matutina tenga la capacidad de establecer el tono productivo para el resto del día. Algunos días estás conectado con cada pequeño detalle: desde que preparas un desayuno vigorizante hasta que decides probar un peinado nuevo. Pero hay otros días en los que tienes muy poco ánimo y prefieres entrar a la oficina por la puerta trasera, llevando puesta la misma playera que te pusiste el día anterior. A veces pasa.

Aunque los momentos de inspiración pueden infundir de energía nuestro espíritu, se requiere bastante más que magia para tener un día productivo óptimo. De hecho, tú puedes aplicar la ciencia de las rutinas matutinas para impulsar la productividad en tu vida personal.

Pero, ¿en realidad existe una forma correcta de propiciar una mañana productiva? Después de analizar los consejos y las rutinas de seis expertos en productividad, no quedó duda de que hay un par de elementos importantes que un gran número de las personas exitosas incluyen como parte de su día para tener una mañana productiva.

Hábitos matutinos para la productividad que funcionan para todos

Para empezar, observa este breve video sobre rutinas matutinas para aprender cómo obtener el mayor provecho de tu valioso tiempo cuando pruebas nuevos hábitos diarios:


No suenan mal, ¿no crees? Revisemos con atención cada uno de estos excelentes hábitos de rutinas matutinas y la forma en que las personas exitosas los logran para tener un inicio y un cierre del día perfectos. 

1. Despierta a tu hora correcta.

En general, se piensa que las personas que están activas desde más temprano son las más productivas. Seguramente has escuchado frases como: “Al que tarde se levanta, temprano le anochece” o la famosa “Al que madruga, Dios le ayuda”. ¿Crees que eso sea verdad?

Un artículo de la Asociación Estadounidense de Psicología, publicado en el año 2012, afirma que los participantes del estudio que se calificaron como “madrugadores” se sentían más satisfechos y saludables que los “amantes de la noche”. Sin embargo, una de las hipótesis de la investigación es que las jornadas laborales tradicionales de 9 de la mañana a 5 de la tarde buscan favorecer a las personas que trabajan mejor durante la primera parte del día.

Es un hecho que las personas que se despiertan más temprano suelen ser más productivas. Sin embargo, eso no quiere decir que las personas que disfrutan las noches no puedan tener días productivos. Tal vez sus mañanas comienzan un poco tarde, pero pueden ser igualmente productivas.

Mike Vardy, un escritor, conferencista y autor de podcasts sobre productividad, publicó en su blog: “Mira, yo soy una persona nocturna y estoy muy orgulloso de serlo. ¿Y sabes por qué? Aunque muchas personas me han dicho que mis hábitos de sueño no favorecen que logre mis metas, les he demostrado lo contrario. Y no solo en ocasiones; lo hago todos los días”.

Lo más importante no es la hora a la que te despiertas, sino que estés sincronizado con tu propio ritmo circadiano. Según el sitio web Sleep.org, tu cuerpo sabe en realidad lo que deberías estar haciendo y en qué momento. No debes forzarte a despertarte a las 5 de la mañana si no puedes acostarte antes de la medianoche.

Dormir el tiempo suficiente y despertar en el momento que tu cuerpo esté listo para hacerlo hará que tengas días productivos más frecuentes que si te obligas a abandonar tu cama unas horas antes de que tu cerebro esté preparado. Esta recomendación constituye una receta contra el agotamiento. Por otra parte, madrugar no se convertirá en un hábito. Si no eres una persona madrugadora, lo mejor será no forzarte, ya que tu cuerpo lo soportará solo hasta que llegue el momento en que te diga “¡Ya no más!”.

2. Evita las actividades matutinas de toma de decisiones.

rutinas matutinas

En ocasiones, la mejor forma de tener una mañana productiva es prepararse desde la noche anterior. Muchos de los expertos en productividad y personas exitosas pasan sus noches preparándose para el día siguiente debido a que esto les permite tener libres las mañanas para empezar desde temprano el trabajo importante.

El director ejecutivo de American Express, Kenneth Chenault, finaliza cada noche escribiendo tres cosas que quiere lograr al día siguiente.

La efectividad de planificar desde la noche anterior se debe a que tenemos una cantidad de fuerza de voluntad y una capacidad para tomar decisiones limitadas para cada día. La sola idea de tomar demasiadas decisiones en la mañana te hará ir más lento y tu cerebro estará agotado el resto del día. Si puedes evitar tomar decisiones por las mañanas, ¡tendrás más energía y tiempo para que consigas la mañana más productiva que puedas!

Elabora tu lista diaria de pendientes la noche anterior como Kenneth Chenault. Súmate a la idea de que tu rutina matutina puede comenzar después del mediodía: Elige tu ropa. Prepara tu almuerzo y tu mochila para el trabajo. ¿Quieres leer algún libro en la mañana? Escógelo la noche anterior y ponlo en algún lugar tan obvio que sea lo primero que verás al despertar. Si quieres hacer ejercicio en la mañana, puedes dormir con tu ropa deportiva puesta.

3. Crea una rutina matutina para concentrarte.

rutina matutina para concentrarte

Quizá el elemento más importante de una mañana productiva sea tu rutina. Casi todos los expertos en productividad recomiendan contar con una rutina matutina, aunque cada día sea diferente al anterior. No se trata tanto de lo que haya en tu rutina matutina, sino de que tengas una.

De acuerdo con Claire Diaz Ortiz, experta en productividad y autora de Design Your Day (Diseña tu día), lo mejor que puedes hacer para conseguir una mayor productividad es crear tu propia rutina de mañana ideal. Ella explica que la manera en la que comienzas tu día hace que pongas los pies en la tierra y garantiza que puedas concentrarte en las cosas más importantes. Debes dominar una rutina de mañana consistente para conseguir tu máximo nivel de productividad.

Aunque no existe una rutina matutina que funcione bien para todo mundo, existen algunos elementos clave que hacen que una rutina de mañana sea más efectiva. Si analizas las rutinas matutinas de los expertos en productividad, podrás ver que tienen algunas cosas en común. En su mayoría, todas tienen algún elemento de enfoque en el contexto general, gratitud y planificación para cada hora del día.

La rutina matutina del instructor de productividad Zack Sexton luce de la siguiente manera:

  1. Agua (20 onzas, a menudo con limón)

  2. Caricias (con su novia Nikida)

  3. Café

  4. Meditación

  5. Lectura de algo inspirador (a menudo en el sauna)

  6. Ducha

  7. Empezar el primer apunte en el diario de Evernote (puede ser alguna palabra clave sobre algo aprendido, alguna cosa que agradecer y el asunto en el que hay que enfocarse durante el día)

Kevin Kruse, autor de 15 Secrets Successful People Know About Time Management (15 secretos que las personas exitosas conocen sobre la administración del tiempo), comienza su mañana con cinco minutos de estiramientos de yoga mientras hace lo siguiente:

  1. Recitar mentalmente su declaración personal de principios

  2. Enlistar tres elementos de gratitud

  3. Recordar sus tres áreas principales de objetivos (salud, prosperidad y amor)

Para cada uno de estos objetivos, Kevin piensa en los objetivos que conseguirá ese día específico que lo acercarán más a lograrlas. “Todo eso me toma unos cinco minutos”, dice.

No necesitas una larga rutina de meditación. Ya sea yoga, meditación, llevar un diario, leer o una caminata apacible, enfócate en el resultado, no en la práctica, para obtener lo máximo de este momento especial en el que puedes dedicarte a ti y concéntrate de la forma que prefieras. Solo necesitas algo que te ayude a poner tu cabeza en lo que quieres enfocarte ese día, además de ajustar tu corazón y tu mente en la actitud correcta para todo el día.

4. Mantente en actividad y toma agua.

actividad matutina

La salud es importante. Cuando te sientas bien, será mucho más fácil reaccionar cuando suene el despertador. Es posible que no te encante la idea de hacer ejercicio por la mañana. Tal vez sea lo suficientemente difícil como para salir de la cama, mucho menos pensar en dar vueltas en el gimnasio. Pero no es necesario que levantes pesas o que vayas a trotar. El simple hecho de mantenerte en movimiento mantendrá tu sangre fluyendo y te ayudará a comenzar tu día.

Muchas personas exitosas comienzan sus mañanas con un poco de movimiento, así que a continuación verás algunas sugerencias para sumar un poco más de salud a tu vida:

  • Kevin Kruse realiza una sesión diaria de 20 minutos de entrenamiento HIIT (High-Intensity Interval Training, Entrenamiento por intervalos de alta intensidad) en la caminadora.

  • Jack Dorsey, director ejecutivo de Square, trota por las mañanas.

  • Howard Schulz, director ejecutivo de Starbucks, hace bicicleta antes que nada.

  • La congresista y líder de la minoría en la Cámara de representantes, Nancy Pelosi, practica la caminata de alta intensidad, o Power walking, antes de sentarse a trabajar.

  • El empresario Gary Vaynerchuk entrena con su instructor personal.

  • El inversor de Shark Tank, Kevin O’Leary, hace ejercicio en la bicicleta elíptica o en la fija.

  • Frits van Paaschen, director ejecutivo de Starwood Hotels, ¡corre 10 millas (unos 16 kilómetros) cada mañana!

Cuando estés en movimiento (y sudando un poco la camiseta) asegúrate de que tu cuerpo esté hidratado. Es muy importante lo que pones en tu taza: tomar agua por las mañanas será el banderazo de salida de tu día y te dará la energía suficiente para toda la jornada.

Jeff Sanders autor de 5 AM Miracle (El milagro de las 5 de la mañana) y anfitrión del podcast del mismo nombre, afirma que su hábito matutino favorito es tomar un litro de agua dentro de los primeros 45 minutos después de saltar de la cama. Confiesa que “la hidratación es sumamente importante, sobre todo después de despertar. Siempre encuentro que esta mayor cantidad de agua proporciona una energía increíble y prepara mi cuerpo para el día que está por delante”.

5. Cómete la rana, o al menos los renacuajos.

Después de que hayas organizado tu rutina de mañana, llega la hora de ponerse a trabajar en tener un día productivo.

Brian Tracy, autor de Eat the Frog (Cómete la rana), basa su ideología matutina en una cita de Mark Twain:

“Si la primera cosa que haces cada mañana es comerte una rana viva, puedes pasar el resto del día con la satisfacción de saber que eso es probablemente la peor cosa que va a sucederte en todo el día”.

La “rana” sobre la que está hablando es tu tarea o labor más importante: esa a la que más le temes porque es tan grande e importante que la sientes como una amenaza inminente sobre ti. En primer lugar, desarrollar el hábito de completar primero tu tarea más grande puede darte un gran estímulo por el logro.

Pero comenzar el día con tu tarea más desafiante es exactamente eso, desafiante. Puede ser excesivamente fácil postergar, lo cual hace más difícil que comiences tu día. En ocasiones, eliminar algunas tareas pequeñas desde el principio puede darte el impulso para que te enfrentes a tu rana. En un estudio sobre el trabajo creativo dentro de los negocios, los investigadores Teresa Amabile y Steven J. Kramer descubrieron que lograr un progreso acumulativo (también conocido como “pequeñas victorias” (small wins)) conduce a una mayor productividad, en el largo plazo.

Ya sea que te funcione mejor comerte la rana o que abras tu apetito comiendo primero algunos pequeños renacuajos, encuentra tu ritmo ideal y ¡comienza de inmediato!

Crea tu rutina matutina ideal para un día de productividad

Las mañanas no tienen por qué ser difíciles. Si realizas un par de cosas enfocadas cuando despiertas, puedes prepararte para una mayor productividad a lo largo del día. Si te parece desafiante replantear tu rutina matutina por completo, empieza con una nueva práctica a la semana y ve si percibes alguna mejora.

A fin de cuentas, dicen que si ganas la mañana, ganas el día. ¿Acaso no queremos todos ganar en la vida?

Nota del editor: este artículo se publicó originalmente en enero del 2017, pero se actualizó con un montón de nueva información e ideas.

Lee también: Las 15 mejores apps de productividad para acompañarte a lo largo del día