El síndrome de burnout o agotamiento laboral: cómo lidiar con las secuelas de una actitud obsesiva

síndrome de burnout

En los últimos tiempos, parece haber una tendencia en la que, si no trabajas unas 80 horas semanales, no eres un trabajador dedicado. La disposición a trabajar durante largas jornadas con la esperanza de acelerar el crecimiento profesional tiene un nombre, y no es precisamente “(ser) JEFE”.

Las personas con una adicción crónica al trabajo, con frecuencia ostentan una actitud de “yo puedo con todo” con la que se sienten ‘realizados’ y seguros en sus empleos. No obstante, una actitud como esa no está basada en la realidad. Cuando intentas hacer todo, todo el tiempo, lo único seguro que vas a conseguir es agotamiento laboral, también llamado burnout laboral.

Pero, ¿qué es el síndrome de burnout? Muchas personas sufren de esta afección psicosomática que afecta al estado anímico y físico. Los síntomas de burnout pueden provocar consecuencias físicas, mentales y sociales que, sin embargo, no llegan de la noche a la mañana. La publicación Harvard Business Review describe acertadamente el agotamiento como el silbido de una tetera –algo que aumenta con el paso del tiempo antes de hacer implosión.

En particular, el burnout laboral es común entre los ejecutivos de alto nivel, quienes tradicionalmente alcanzan sus puestos por ser adictos crónicos al trabajo. A continuación, presentamos algunas experiencias aleccionadoras de líderes exitosos que pueden servir como lecciones sobre lo que no se debe hacer y para entender mejor qué es el síndrome de burnout.

A pesar de la forma en que se presenta, existen formas en las que puedes evitar el síndrome de burnout y aún crecer en tu empleo. Tómate el tiempo para aprender de las experiencias de otros adictos al trabajo y evita que lo peor del burnout se apodere de tu vida profesional.

Tomar un sabático por agotamiento

burnout laboral

Cuando una persona tiene la tendencia de siempre estar en la marcha, también incrementa la probabilidad de sufrir un colapso. De acuerdo con un estudio hecho por la empresa de servicios de empleo Monster en 2014, el 61% de los empleados ha experimentado alguna enfermedad debido al estrés relacionado con su empleo, incluyendo un 42% de empleados que decidieron renunciar para evitar el agotamiento:

  • James Green, el antiguo director general (o CEO) de Giant Realm, una firma de publicidad en línea, comenzó a sufrir aversión de tener que transitar cada mañana por la estación Penn del metro de Nueva York. A menudo, su trabajo requería vender compañías y despedir cientos de personas. Aunque se encontrara emocionalmente agotado, él nunca permitió que nadie descubriera su estado debido a que los líderes no tienen permitido ser “emocionalmente erráticos”. En lugar de eso, la presión lo llevó a vender su empresa para que pudiera navegar por todo el mundo con su familia, antes de regresar a Nueva York como director general de otra empresa de publicidad por internet.
  • De forma parecida a lo que hizo Green, Dustin Snell, fundador y director general de la empresa de software para la automatización de procesos comerciales Network Automation Inc., reacio a equiparar su sensación de “esforzarse mucho sin lograr nada” con el burnout laboral, se tomó un año y medio para pasarlo con su hija recién nacida. Al final, regresó a su empresa como director ejecutivo con una nueva perspectiva.
  • Sin embargo, algunos líderes no tienen la oportunidad de tomarse años libres para regresar y retomar sus empleos. En la empresa financiera Lloyds Banking Group, PLC, António Horta-Osório dejó su empleo de menos de un año para tomar un periodo de descanso de dos meses. Su empresa sufrió dificultades y nombró un director provisional, en caso de que Horta-Osório decidiera no regresar a la empresa. Pero regresó, después de un descanso bien aprovechado, para comenzar de nuevo la batalla.

Los empleados regulares no pueden darse el lujo de tomar varios meses o años de descanso, pero existen mecanismos adecuados para que dispongan de cierto tiempo para su bienestar mental. En los Estados Unidos, la Ley de Ausencia Familiar y Médica (FMLA, por sus iniciales en inglés: Family and Medical Leave Act) otorga a los empleados con una antigüedad igual o mayor a 12 meses 12 semanas de permiso sin goce de sueldo, aunque su empleo y sus beneficios médicos permanecen sin cambios. Aunque este permiso se aprovecha más a menudo por mujeres que están en permiso de maternidad, está disponible para cualquier persona que presente una afección que lo justifique, por ejemplo, depresión o ansiedad.

En términos generales, los descansos son fundamentales para lograr una mejor productividad. Algunas empresas tienen políticas de periodos sabáticos o tiempo de descanso pagado (PTO) para empleados que requieran un descanso para cuidar de su salud mental y deseen volver a su empleo después de un tiempo.

Responda a sus pasiones, no solo a los correos electrónicos

síntomas de burnout

El burnout laboral no solo es la fatiga mental y física de una persona. Para algunas personas, ¡su espíritu es lo que sufre más! Los empleados que pasan largas jornadas en un trabajo pueden empezar a perder el entusiasmo.

Un antiguo empleado de Yelp escribió un manifiesto usando el seudónimo “Eevee”. En él, afirma que nunca volvería a trabajar otra vez en el mundo de la tecnología. Después de trabajar por largas horas hasta quedar extenuado, no tenía la energía ni el ánimo suficientes para tener ninguna clase de vida personal en su tiempo libre.

Eevee escribió: “El punto crítico llegó exactamente durante un periodo de vacaciones de dos semanas, a fines de mayo. La primera semana fue apacible, provechosa, realmente espléndida. Cuando comenzó la segunda semana, sentí que el fin de mi libertad era inminente. La oscuridad se asomaba en el horizonte una vez más. La diferencia entre los dos estados de ánimo era sorprendente y supe que tenía que detenerme”. Este punto de quiebre fue una liberación para Eevee, se dio cuenta que su trabajo ya no le era tan importante y también que tenía una vida que anhelaba recuperar.

Glynnis Macinol también descubrió que su vida laboral estaba consumiendo su vida personal. En un ensayo para Elle, escribió: “Sentía recelo por cualquier situación que me distrajera del trabajo, inclusive hacia cualquier persona que pretendiera conversar conmigo durante la cena”. Por fin, abandonó su trabajo soñado y su Blackberry, además, cada vez que le preguntaban cuál era su ocupación, disfrutaba responder: “nada”. Ella compara sus síntomas del síndrome de burnout con sentir cansancio, estrés, aburrimiento, necesitar urgentemente vacaciones y una lobotomía, todo al mismo tiempo. Su nueva vida de hacer nada era un poco atemorizante, pero completamente liberadora.

Si bien es común no querer regresar al trabajo después de unas vacaciones o un fin de semana largo, el sufrir todos los días para levantarse podría ser el síntoma de que has dedicado demasiado a un empleo, como en el caso de Eevee. También podrías sentirte como Glynnis, que era incapaz de cenar sin tener su teléfono sobre la mesa.

Identifica esta lucha interna cada que se presente y haz un esfuerzo consciente para programar un tiempo libre cada día. No pases por alto estos típicos síntomas de burnout. También es importante que platiques con tu jefe acerca de la importancia de tener un equilibrio entre el trabajo y tu vida privada, así como lo valiosas que son para ti tus horas “libres”, en las que te dedicas a cualquier cosa que no sea cuestiones laborales. Encarar los síntomas de burnout es importante, puesto que buscar un nuevo trabajo es más trabajo aún.

¿Cómo llegué a esto?

 que es el síndrome de burnout

Por otro lado, también están los líderes que comienzan con la intención de hacer un tiempo exclusivo para sí mismos con regularidad, pero poco a poco termina escapándoseles. A menudo, esas personas cuyo tiempo libre cede su lugar al trabajo, se justifican a sí mismas argumentando que su trabajo es su pasión más reciente:

  • En el caso de Angela Benton, mantener el nivel de pasión e intensidad con su empresa NewME se convirtió en un desafío. Quedaba sin energía y, a pesar de todas las horas que trabajaba, había perdido de vista su propósito. Su respuesta fue volverse “más decidida con su tiempo”, extrayendo algunos minutos u horas para reconectarse con ella misma a través de la meditación.
  • Arianna Huffington, fundadora del periódico The Huffington Post y una descarada partidaria de dormir, literalmente: “no tenía idea de cómo había llegado ahí”. “Ahí” era el piso de su oficina en casa, tras despertar en medio de un charco de sangre. Totalmente aterrada, Huffington hizo que sus médicos la examinaran minuciosamente pero no encontraron ningún problema físico. Simplemente estaba tan agotada que se desmayó. Se golpeó con la esquina de su escritorio y se cortó cerca de un ojo. Desde ese episodio, ha sido más cuidadosa en la forma que trabaja y esa revisión a su agenda le ha funcionado tan bien que se ha vuelto incluso más exitosa que antes de sufrir ese agotamiento en el 2007.

Como puedes ver, los síntomas del síndrome de burnout son algo que conviene tomarse en serio. Incluso, sus consecuencias pueden llegar a poner en riesgo tu vida. Aunque la pasión por tu trabajo sea una motivación importante, tampoco se debe convertir en tu razón para existir. Basta con fijarse en las empresas que están cambiando la forma en que concebimos los beneficios, al incluir elementos como meditación, membresías o descuentos para gimnasios, equipos deportivos o clubes de lectura, junto con las prestaciones médicas y el PTO.

Las empresas notables entienden que sus empleados son más exitosos cuando no piensan exclusivamente en el trabajo y además los animan a disfrutar su tiempo fuera de la oficina. Los momentos contemplativos como las clases de meditación están contribuyendo a que los empleados se desconecten y duerman mejor, lo cual les permite tener una mentalidad más fresca al inicio de cada día.

Evite el colapso y la culpa

Dos formas de evitar el síndrome de burnout son equilibrar y priorizar su día y asegurarse de que estas prácticas se alineen con las de su organización. Es normal que las personas tengan ideas erróneas sobre lo que sus superiores esperan de ellas. En una encuesta, le preguntaron a los gerentes si sus empleados responderían mensajes de correo electrónico durante las horas de la noche y el 20% contestó que sí. Cuando se preguntó a los empleados si creían que sus jefes esperaban que contestaran mensajes fuera del horario laboral, el 80% respondió que sí.

También es fundamental que los líderes y gerentes reproduzcan las expectativas que tienen de sus equipos. Sheryl Sandberg, un ejemplo de éxito en todos los aspectos de la vida, de Facebook, necesitó varios años para dejar de sentirse culpable por salir todos los días del trabajo a las 5:30 p. m. para llegar a merendar con sus hijos. Si la exitosa y talentosa directora de operaciones de una empresa multimillonaria tiene conflictos por salir del trabajo a su hora, ¿qué suerte le espera a los trabajadores normales?

Si puedes identificar los síntomas de burnout, por ejemplo: actuar como si no fueran importantes, no dormir, andar con la adrenalina alta o tener un sentimiento de ahogarse, posiblemente significa que es hora de tener una plática con tu jefe. Necesitas reconocer que las largas horas de trabajo no están provocando que seas más productivo ni más feliz. ¡Los resultados podrían sorprenderte!


Nos gustaría mucho conocer tu opinión, sea buena o mala. Compartenos tu opinión haciendo clic aquí. :)